Enjoy SmartLeges Premium!

Subscribe to SmartLeges Premium and enjoy the following advantages:

  • Consult as many laws as you need with no additional charge
  • Consult almost any law in several countries with the new advanced search engine. All legislation within reach!
  • Enjoy all SmartLeges functions without restrictions
See the plans

An essential and free application for professionals and students in the legal sector

Read more
 

Sign up for free!

Would you like to consult this and other laws complete?

Sign up for free to consult all the laws of SmartLeges in your mobile phone or tablet, as well as underline text, add notes...

Sign up for free!

Share this law Other laws of Colombia
Email Facebook Twitter Google Linkedin Tumblr

DIRECTIVA PRESIDENCIAL 7 DE 2002

Versión: 09-07-2002

Directiva Presidencial 7 de 2002 de 09-07-2002

Presidencia de la República

Diario Oficial. Año Cxxxviii. N. 44862. 11, Julio, 2002. Pág. 1


  • Versión 09/07/2002

Firma

Como es de su conocimiento, corresponde al Presidente de la República, como Jefe de Estado, Jefe de Gobierno y Suprema Autoridad Administrativa, conservar en todo el territorio el orden público y restablecerlo donde fuere turbado, siendo, en consecuencia, máxima autoridad en esta materia, debiendo los gobernadores y alcaldes sujetarse a sus órdenes e instrucciones de manera inmediata, de conformidad con los artículos 189, 296 y 315 de la Constitución Política.

En consecuencia, es facultad del Gobierno Nacional fijar las políticas del mantenimiento del orden público en la República y determinar la conveniencia y/o necesidad de establecer contactos, acercamientos o diálogos con los movimientos alzados en armas.

En este orden de ideas, en consideración a las circunstancias de orden público y de seguridad que se presentan en el territorio nacional, el Gobierno Nacional encuentra necesario hacer un llamado a todos los servidores públicos, en especial a los destinatarios de la presente Directiva, para que se abstengan de establecer contactos directos, acercamientos o negociaciones de cualquier índole, con grupos armados al margen de la ley, sin autorización expresa del Presidente de la República.

Es oportuno resaltar que dichas formas de acercamiento con estas agrupaciones armadas ilegales, además de agregar complejidad a las ya difíciles condiciones de seguridad que vive el país, pueden entorpecer la adopción de políticas unificadas e integrales por parte del Estado que conduzcan a la normalización del orden público, alterado por las amenazas proferidas contra funcionarios del Estado en algunas regiones del país.

ANDRES PASTRANA ARANGO