Enjoy SmartLeges Premium!

Subscribe to SmartLeges Premium and enjoy the following advantages:

  • Consult as many laws as you need with no additional charge
  • Consult almost any law in several countries with the new advanced search engine. All legislation within reach!
  • Enjoy all SmartLeges functions without restrictions
See the plans

An essential and free application for professionals and students in the legal sector

Read more
 

Sign up for free!

Would you like to consult this and other laws complete?

Sign up for free to consult all the laws of SmartLeges in your mobile phone or tablet, as well as underline text, add notes...

Sign up for free!

Share this law Other laws of Mexico
Email Facebook Twitter Google Linkedin Tumblr

LEY DE DESARROLLO AGROPECUARIO, RURAL Y SUSTENTABLE DEL DISTRITO FEDERAL

Reforma: GO 08-12-2011


  • Capítulo I. De las disposiciones generales
  • Capítulo II. De los derechos alimentarios y campesinos
  • Capítulo III. De la competencia
  • Capítulo IV. De la Coordinación y Consulta
  • Capítulo V. De la Política Agropecuaria y Rural
  • Capítulo VI. De los Instrumentos de la Política Agropecuaria y Rural
    • Sección I. De la Planificación
    • Sección II. Del suelo rural
    • Sección III. De la educación, investigación y capacitación
    • Sección IV. De los apoyos económicos
    • Sección V. De la Información Estadística y Geográfica
  • Capítulo VII. De la Conservación Rural
  • Capítulo VIII. De los Recursos Genéticos para la Agricultura y la Alimentación
  • Capítulo IX. De la Herbolaria y la Agricultura Sustentable a Pequeña Escala
  • Capítulo X. De la Reconversión Productiva
  • Capítulo XI. De la Vinculación Comercial y Ferias Agropecuarias
  • Capítulo XII. De la Organización Productiva
  • Capítulo XIII. Del Bienestar Social
  • Transitorios

Capítulo I
De las disposiciones generales

Artículos 1 - 3

Artículo 1

La presente Ley es de orden público e interés general y tiene por objeto propiciar la integralidad y sustentabilidad del desarrollo agropecuario y rural en el Distrito Federal.

Artículo 2

Para efectos de la presente Ley se entiende por: I. Campesinas y campesinos: Las personas, hombres y mujeres de la tierra que tienen una relación directa y especial con la tierra y la naturaleza a través de la producción de alimentos y otros productos agrícolas; que trabajan la tierra por sí mismos; dependen sobre todo del trabajo en familia y otras formas a pequeña escala de organización del trabajo; que están tradicionalmente integrados en sus comunidades locales y cuidan el entorno local y los sistemas agroecológicos. Puede aplicarse a cualquier persona que se ocupa de la agricultura, ganadería, trashumancia, acuacultura, agroforestería, artesanías relacionadas a la agricultura u otras ocupaciones similares. Incluye a personas indígenas que trabajan la tierra. También se aplica a familias de agricultores con poca tierra o sin tierra; familias no agrícolas en áreas rurales, con poca tierra o sin tierra, cuyos miembros se dedican a actividades como la acuacultura, artesanía para el mercado local o la proporción de servicios; y otras familias de transhumantes, campesinos que practican cultivos cambiantes, y personas con medios de subsistencia parecidos. II. Consejo Rural: El Consejo Rural de la Ciudad de México; III. Delegaciones: Los órgano político administrativos en las demarcaciones territoriales del Distrito Federal; IV. Desarrollo Agropecuario y rural: El derecho de realizar actividades agropecuarias, forestales, acuícolas, artesanales, turísticas y demás de corte rural, con base en procesos productivos, comerciales, distribución y autoabasto, de manera individual y colectiva, que conduce al mejoramiento integral del bienestar social, educación, salud, vivienda y alimentación, y que promueve la equidad con justicia social, distribuye justamente el ingreso, propicia la participación plena de la sociedad en la toma de decisiones, implicando cambios del paradigma económico y asegurando la conservación de los recursos de los cuales depende la sociedad rural; V. Ley: La Ley de Desarrollo Agropecuario, Rural y Sustentable del Distrito Federal; VI. Programa Rural: El Programa de Desarrollo Agropecuario y Rural en la Ciudad de México; VII. Reglamento: El Reglamento de la Ley de Desarrollo Agropecuario y Rural en la Ciudad de México; VIII. Secretaría: La Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades. IX. Pueblo originario: Los descendientes de las poblaciones que habitaban originariamente el territorio de la Ciudad de México, quienes se autodeterminan pueblos originarios, son aquellos que se constituyen, según el artículo segundo constitucional, como comunidades con una unidad social, económica y cultural, y que conservan sus propias instituciones o parte de ellas, manteniendo una continuidad histórica con los pueblos indígenas existentes al iniciarse la colonialización y que afirman libre y voluntariamente su identidad colectiva como descendientes de los mismos.

Artículo 3

En el ámbito de competencia del Distrito Federal, son sujetos de esta Ley los ejidos, las comunidades y sus integrantes; los pequeños propietarios; las organizaciones o asociaciones de carácter nacional, regional, local, delegacional, o comunitario de productores, comerciantes, agroindustriales y prestadores de servicios que inciden o se relacionan con el medio rural, incluso aquellas de carácter tradicional que se deriven de los sistemas normativos internos de los pueblos originarios y comunidades indígenas o que se constituyan o estén constituidas de conformidad con las leyes vigentes y, en general, las y los campesinos y toda persona física o moral que de manera individual o colectiva, realicen actividades relacionadas con el medio rural del Distrito Federal.

Capítulo II
De los derechos alimentarios y campesinos

Artículo 4

Artículo 4

La implantación y aplicación de la presente Ley se hará respetando las garantías constitucionales, el Estatuto de Gobierno del Distrito Federal y las leyes que emanen de ella. A. En el Distrito Federal se reconocen los siguientes derechos, ejercidos de manera individual o colectiva: I. Derecho a la alimentación: Toda persona humana tiene derecho a disfrutar de una alimentación suficiente en calidad y cantidad, que promueva una adecuada nutrición; II. Derecho a la soberanía alimentaria: El derecho de toda persona humana de tener una alimentación que le conviene culturalmente, desde el punto de vista de la salud y de lo económico orientada a una alimentación adecuada; III. Derecho a la seguridad alimentaria: El derecho de toda persona humana a que se le procure el abasto suficiente de alimentos y de productos básicos y estratégicos en el ejercicio de su derecho a la alimentación; y IV. Derecho a la educación alimentaria: El derecho de toda persona a recibir una educación alimentaria y nutricional adecuada que les permita tener mayor conocimiento sobre el adecuado consumo de alimentos en la prevención de enfermedades, así como en la generación de una cultura alimentaria, la preservación de la riqueza alimentaria y de las cocinas tradicionales, como parte de su patrimonio. B. Las y los campesinos tienen derechos iguales; a disfrutar totalmente, como colectivo e individualmente, de todos los derechos humanos y libertades fundamentales, libres de cualquier tipo de discriminación y a participar en el diseño de políticas, en la toma de decisiones, la aplicación y monitoreo de cualquier proyecto, programa o política que afecte sus espacios rurales. El Gobierno del Distrito Federal garantizará, particularmente, el ejercicio de los siguientes derechos para las y los campesinos: I. Para garantizar el derecho a la vida y a un nivel de vida digno para las y los campesinos se tomarán las siguientes medidas: a) Salvaguardar su integridad física y a no ser acosados, desalojados, perseguidos, arrestados arbitrariamente y asesinados por defender sus derechos; b) Defender a las mujeres campesinas contra la violencia doméstica física, sexual, verbal y psicológica. Las mujeres tienen derecho a controlar su propio cuerpo y a rechazar el uso de su cuerpo con fines mercantiles. Cualquier forma de tráfico de personas es inhumana y debe ser condenada, así como a decidir el número de descendientes que desean tener y elegir los métodos anticonceptivos que decidan; c) Acceder a una alimentación adecuada, saludable, nutritiva y accesible y a mantener sus culturas tradicionales alimentarias; d) Acceder al nivel más alto alcanzable de salud física y mental; e) Propiciar el uso y desarrollo de la medicina tradicional y rescate de la herbolaria; f) Vivir una vida saludable que no esté afectada por la contaminación de los agroquímicos; g) Garantizar el pleno respeto de sus derechos sexuales y reproductivos; h) Acceder al agua potable, el transporte, la electricidad, la comunicación y tiempo libre, educación y a la formación; ingresos adecuados para satisfacer sus propias necesidades básicas y las de sus familias. a una vivienda digna y a vestirse adecuadamente; y i) Consumir su propia producción agrícola y a utilizarla para satisfacer las necesidades básicas de sus familias y el derecho a distribuir su producción agrícola a otras personas. II. En el ejercicio de sus derechos relacionados con la tierra y al territorio, las y los campesinos tienen derecho a: a) Trabajar su propia tierra y a obtener productos agrícolas, criar ganado, a cazar, a recolectar y a pescar en sus territorios; b) Trabajar y a disponer de las tierras no productivas de las que dependen para su subsistencia; c) Acceder al agua para el riego así como a una producción agrícola dentro de sistemas de producción sustentables controlados por las estructuras agrarias; d) Gestionar los recursos hídricos para sus tierras; e) Recibir ayudas para instalaciones, tecnología y fondos, para gestionar sus recursos hídricos; f) Gestionar, conservar y beneficiarse de los bosques; g) Rechazar cualquier forma de adquisición y conversión de tierras con fines económicos; h) Una tenencia de tierras segura y a no ser desalojados por la fuerza de sus tierras y territorios; i) A tierras agrícolas regables para asegurar la soberanía alimentaria para una población creciente; y j) Mantener y fortalecer sus diferentes instituciones políticas, legales, económicas, sociales y culturales, al tiempo que conserven el derecho a participar plenamente, si así lo deciden, dentro de las esferas y la vida política, económica, social y cultural. III. Para el ejercicio de la agricultura tradicional, las y los campesinos tienen derecho a: a) Determinar las variedades de semillas que quieren plantar; b) Rechazar las variedades de plantas que consideren peligrosas económica, ecológica y culturalmente; c) Rechazar el modelo industrial de agricultura; d) Conservar y desarrollar su conocimiento local sobre agricultura, pesca y cría de ganado; e) Uso de instalaciones agrícolas, de pesca y de cría de ganado; f) Escoger sus propios productos, variedades, cantidades, calidades y modos de prácticas de la agricultura, la pesca o la cría de ganado, individualmente o colectivamente; g) Utilizar sus propias tecnologías o la tecnología que escojan guiados por el principio de proteger la salud humana y la conservación del medio ambiente; h) Cultivar y desarrollar sus intercambios, dar o vender sus semillas; IV. Para la producción agrícola las y los campesinos tienen derecho a: a) Obtener fondos para el desarrollo de la agricultura; b) Tener acceso a créditos para su actividad agrícola; c) Disponer de los materiales y las herramientas para la agricultura; y d) Participar activamente en la planificación, formulación y decisión del presupuesto para la agricultura nacional y local. V. Para la información y a la tecnología agrícola las y los campesinos tienen derecho a: a) Disponer de información imparcial y equilibrada sobre el crédito, el mercado, las políticas, los precios y la tecnología relacionados con sus propias necesidades; b) Obtener información sobre políticas relacionadas con su ámbito; c) Obtener asistencia técnica, herramientas de producción y otras tecnologías apropiadas para aumentar su productividad, respetando sus valores sociales, culturales y éticos; d) Información completa e imparcial sobre bienes y servicios, para decidir qué y cómo quieren producir y consumir; y e) Obtener información adecuada a (sic) sobre la preservación de recursos fitogenéticos. VI. En el ejercicio de sus libertades para determinar el precio y el mercado para la producción agrícola, las y los campesinos tienen derechos a: a) Priorizar su producción agrícola para las necesidades de sus familias y su comunidad; b) Almacenar su producción para asegurar la satisfacción de sus necesidades básicas y las de sus familias; c) Promocionar mercados locales tradicionales; d) Obtener beneficios económicos de su producción; e) Determinar los precios, individual o colectivamente; f) Una retribución justa por su trabajo, para satisfacer sus necesidades básicas y las de sus familias; g) Obtener un precio justo por su producción; h) Un sistema justo de evaluación de la calidad de su producto; y i) Desarrollar sistemas de comercialización comunitarios con el fin de garantizar la soberanía alimentaria. VII. Para la protección de valores en la agricultura, las y los campesinos tienen derecho a: a) El reconocimiento y protección de su cultura y de los valores de la agricultura local; b) Desarrollar y preservar el conocimiento agrícola local; c) Rechazar las intervenciones que pueden destruir los valores de la agricultura local; y d) A que se respete su espiritualidad como individuos y como colectivo. VIII. Para el ejercicio de la protección y conservación de la biodiversidad, las y los campesinos tienen derecho a: a) Plantar, desarrollar y conservar la diversidad biológica, individual o colectivamente; b) Rechazar las patentes que amenazan la diversidad biológica, incluyendo las de plantas, alimentos y medicinas; c) Rechazar los derechos de propiedad intelectual de bienes, servicios, recursos y conocimientos que pertenecen, son mantenidos, descubiertos, desarrollados y/o producidos por la comunidad local. No pueden ser forzados a implantar estos derechos de propiedad intelectual. d) Mantener, intercambiar y preservar la diversidad genética y biológica, como la riqueza de recursos de la comunidad local y de las comunidades indígenas; y e) Rechazar los mecanismos de certificación impuestos por las multinacionales. Se deben promover y proteger esquemas de garantía locales dirigidos por organizaciones campesinas con el apoyo del gobierno. IX. En el ejercicio del disfrute a un ambiente adecuado, las y los campesinos tienen derecho a: a) Preservar el ambiente de acuerdo con su saber y sus conocimientos; b) Rechazar cualquier forma de explotación que causen daños ambientales; c) Convenir y reclamar compensaciones por los daños ambientales; d) A ser indemnizados por la deuda ecológica y por el despojo histórico y actual de sus territorios. X. En el ejercicio de la libertad de asociación, opinión y expresión, las y los campesinos tienen derecho a: a) La libertad de asociación con otros, y a expresar su opinión, de acuerdo con sus tradiciones y cultura, a través de demandas, peticiones y movilizaciones; b) Formar y participar en organizaciones independientes campesinas, sindicatos, cooperativas o cualquier otra organización o asociación para la protección de sus intereses; c) Expresarse en su lenguaje local y habitual, en su cultura, religión, idioma literario y arte local; d) A no ser criminalizados por sus demandas y por sus luchas; y e) Resistir contra la opresión y a recurrir a la acción pacífica directa para proteger sus derechos.

Capítulo III
De la competencia

Artículos 5 - 6

Artículo 5

El Gobierno del Distrito Federal, a través de la Secretaría, es responsable de la aplicación de las disposiciones contenidas en la presente Ley, con la excepción de aquellas que de manera expresa estén facultadas al Jefe de Gobierno o, en su caso, a otras entidades y dependencias de la administración pública del Distrito Federal.

Artículo 6

Son atribuciones de la Secretaría el despacho de las materias relativas al desarrollo y regulación de las actividades agrícolas, forestales y del sector agropecuario establecidas en la Ley Orgánica de la Administración Pública del Distrito Federal, además de las siguientes: I. Formular, conducir, coordinar, ejecutar y evaluar las políticas y programas en materia de desarrollo agropecuario y rural, así como las que le correspondan en materia de fomento y cultura alimentaria; II. Declarar espacios para la conservación rural; III. Promover la agricultura orgánica y crear mecanismos para la certificación de sus productos; IV. Apoyar acciones y proyectos para la conservación de suelo y agua para la producción primaria, así como los de carácter agroalimentario; V. Promover la capacitación y asistencia técnica; VI. Apoyar en la gestión social a la población rural; VII. Fomentar la organización rural y creación de cooperativas sociales; VIII. Crear un sistema de información, estadística y geografía en el ámbito social, económico y cultural del sector agropecuario y rural; IX. Promover la cultura alimentaria y artesanal, así como la vinculación comercial de las y los campesinos; X. Propiciar el desarrollo de proyectos de agricultura en la zona urbana; XI. Fomentar y apoyar proyectos de traspatios familiares sustentables; XII. Recuperar espacios para el desarrollo de actividades agropecuarias y rurales; XIII. Fomentar y apoyar proyectos productivos para la mujer rural y coordinarse con la Secretaría de Gobierno para el impulso de la parcela de la mujer; XIV. Garantizar los derechos colectivos de los pueblos indígenas y originarios establecidos en el artículo Segundo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el ámbito de competencia del Distrito Federal, relacionados con el desarrollo agropecuario y rural; XV. Conservar y aprovechar sustentablemente los cultivos nativos y la herbolaria, particularmente el maíz, amaranto, nopal y plantas medicinales y aromáticas; XVI. Fomentar la producción de hortalizas, la fruticultura y floricultura; XVII. Conservar la zona productiva chinampera de la Ciudad de México y coordinarse con otras dependencias para su preservación integral; XVIII. Promover las marcas colectivas de los productos agropecuarios, alimentarios y artesanales; XIX. Conducir la política concurrente en materia agropecuaria y rural, así como coadyuvar en las acciones para la capacitación, actividades de soporte, la hidroagricultura, las sanidades vegetales y animales, así como las contingencias climatológicas que afecten el campo de la Ciudad de México; XX. Conservar el conocimiento tradicional y los recursos fitogenéticos para la agricultura y la alimentación; XXI. Prevenir sobre la utilización de semillas transgénicas en la agricultura de la Ciudad de México; XXII. Crear espacios y módulos para las buenas prácticas agrícolas y su desarrollo; XXIII. Coordinar las acciones que las delegaciones implanten en materia de desarrollo agropecuario y rural; y XXIV. Las demás que esta Ley y otros ordenamientos jurídicos le establezcan. El Reglamento establecerá las especificidades para el cumplimiento de estas atribuciones, en aquellas materias que no estén suficientemente reguladas en esta ley.

Capítulo IV
De la Coordinación y Consulta

Artículos 7 - 14

Artículo 7

La Secretaría podrá suscribir acuerdos de coordinación con otras dependencias y delegaciones para el mejor ejercicio de sus funciones, en los términos que establezca el Reglamento.

Artículo 8

En el ámbito de la concurrencia con el gobierno federal la Secretaría se coordinará mediante acuerdos para la adecuada administración de los recursos presupuestales definidos por el Presupuesto de Egresos de la Federación, velando siempre por la consideración de las particularidades del Distrito Federal en el desarrollo agropecuario y rural, en los término (sic) del Reglamento y demás disposiciones jurídicas aplicables.

Artículo 9

El Jefe de Gobierno del Distrito Federal, en los términos establecidos en la Ley de la Administración Pública del Distrito Federal, creará el Gabinete de Desarrollo Rural en el que participarán las Secretarías de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades, quien lo coordinará; de Gobierno; del Medio Ambiente; de Desarrollo Económico; de Desarrollo Social; la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial y el Instituto de Ciencia y Tecnología.

Artículo 10

La Secretaría contará con un Consejo Rural de la Ciudad de México como órgano consultivo que tendrá funciones de asesoría, evaluación y seguimiento en materia de política de desarrollo agropecuario y rural y podrá emitir las opiniones y observaciones que estimen pertinentes. Su organización y funcionamiento se sujetará a lo que establezca el Reglamento. Cuando las dependencias, entidades y delegaciones deban resolver un asunto sobre el cual este Consejo hubiese emitido una opinión, las mismas deberá expresar las causas de aceptación o rechazo de dicha opinión.

Artículo 11

El Consejo Rural será presidido por el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, por conducto del Titular de la Secretaría y serán miembros permanentes del Consejo: I. Las y los representantes de núcleos agrarios en el Distrito Federal que el Reglamento señale; II. Las y los representantes de las jefaturas delegacionales con ámbito rural; III. Las y los representantes debidamente acreditados de las organizaciones de productores, comercializadores, prestadores de servicio y demás organizaciones y agentes que se desenvuelvan o incidan en actividades, servicios y procesos del medio rural en el Distrito Federal, instituciones de educación e investigación y organismos no gubernamentales, así como los representantes de las organizaciones sociales y privadas de carácter económico y social del sector rural, que el Reglamento señale. El Consejo Rural deberá ser representativo de la composición económica y social del Distrito Federal.