Enjoy SmartLeges Premium!

Subscribe to SmartLeges Premium and enjoy the following advantages:

  • Consult as many laws as you need with no additional charge
  • Consult almost any law in several countries with the new advanced search engine. All legislation within reach!
  • Enjoy all SmartLeges functions without restrictions
See the plans

An essential and free application for professionals and students in the legal sector

Read more
 

Sign up for free!

Would you like to consult this and other laws complete?

Sign up for free to consult all the laws of SmartLeges in your mobile phone or tablet, as well as underline text, add notes...

Sign up for free!

Share this law Other laws of Mexico
Email Facebook Twitter Google Linkedin Tumblr

LEY DE JUSTICIA PARA ADOLESCENTES DEL ESTADO DE QUINTANA ROO

Fecha de publicación: 12/9/2006

Fecha de reforma: 28/6/2010


  • Título Único. DISPOSICIONES GENERALES
    • Capítulo I. Objeto, Principios y Definiciones
    • Capítulo II. Derechos, Garantías y Obligaciones de los Sujetos de esta Ley
    • Capítulo III. Responsabilidad de los Adolescentes
  • Libro Segundo. del Sistema Integral de Justicia para Adolescentes
    • Título Único. DE LAS AUTORIDADES, INSTITUCIONES Y ÓRGANOS DEL SISTEMA
      • Capítulo I. Disposiciones Generales
      • Capítulo II. Del Ministerio Público y sus Auxiliares
        • Sección I. Del Ministerio Público Especializado
        • Sección II. Las Autoridades Policiales
      • Capítulo III. Del Defensor de Oficio
      • Capítulo IV. Del Juez para Adolescentes
      • Capítulo V. De los Tribunales Unitarios para Adolescentes
      • Capítulo VI. Del Juez de Ejecución
      • Capítulo VII. De la Dirección General
      • Capítulo VIII. De los Centros de Internamiento
      • Capítulo IX. El Centro de Estudios de Justicia para Adolescentes
      • Capítulo X. La Comisión Estatal del Sistema
      • Capítulo XI. El Centro de Justicia Alternativa
  • Libro Tercero. de los Procedimientos en Materia de Adolescentes
    • Título Primero. FORMAS ALTERNATIVAS DE JUSTICIA
      • Capítulo I. Disposiciones Generales
      • Capítulo II. De la Solución de Conflictos
      • Capítulo III. Suspensión del Proceso a Prueba
    • Título Segundo. DEL PROCESO PARA ADOLESCENTES
      • Capítulo I. Disposiciones Generales
      • Capítulo II. Nulidades
      • Capítulo III. De la Prescripción
      • Capítulo IV. Procedimiento Especial para Adolescentes con Trastorno Mental
      • Capítulo V. Medidas Cautelares
        • Sección I. Órdenes de Presentación y de Detención
        • Sección II. Medidas cautelares de carácter personal
        • Sección III. Medidas cautelares de carácter real
      • Capítulo VI. Proceso
        • Sección I. Disposiciones generales
        • Sección II. De las correcciones disciplinarias y/o medios de apremio
        • Sección III. De los citatorios y notificaciones
        • Sección IV. Investigación y formulación de la acción de remisión
        • Sección V. Criterios de Oportunidad
        • Sección VI. Agraviado coadyuvante
        • Sección VII. Procedimiento Inicial
        • Sección VIII. Anticipo de prueba
        • Sección IX. Del Juicio
        • Sección X. De las Audiencias del Juicio
        • Sección XI. De la Suspensión del Procedimiento y el Sobreseimiento
        • Sección XII. Del Procedimiento Abreviado
        • Sección XIII. De las resoluciones y sus formas
        • Sección XIV. Oficios de Colaboración, Exhortos y Requisitorias
    • Título Tercero. MEDIDAS
      • Capítulo I. Disposiciones Generales
      • Capítulo II. Medidas de Orientación y Protección
        • Sección I. Apercibimiento
        • Sección II. Libertad Asistida
        • Sección III. Prestación de Servicios a Favor de la Comunidad
        • Sección IV. Reparación del Daño
        • Sección V. Limitación o Prohibición de Residencia
        • Sección VI. Prohibición de Relacionarse con Determinadas Personas
        • Sección VII. Prohibición de Asistir a Determinados Lugares
        • Sección VIII. Prohibición de Conducir Vehículos Motorizados
        • Sección IX. Obligación de Acudir a determinadas Instituciones para Recibir Formación Educativa, Técnica, Orientación, o Asesoramiento
        • Sección X. Obligación de Obtener un Trabajo
        • Sección XI. Obligación de Abstenerse de Ingerir Bebidas Alcohólicas, Drogas, Estupefacientes y demás Sustancias Prohibidas
      • Capítulo III. Medidas de Tratamiento
        • Sección I. Internamiento Domiciliario
        • Sección II. Internamiento en Tiempo Libre
        • Sección III. Internamiento Definitivo
    • Título Cuarto. RECURSOS
      • Capítulo I. Reglas Generales
      • Capítulo II. Recurso de Revocación
      • Capítulo III. Recurso de Apelación
      • Capítulo IV. Recurso de Queja
      • Capítulo V. Recurso de Reclamación
      • Capítulo VI. Recurso de Revisión
    • Título Quinto. DE LA EJECUCIÓN DE MEDIDAS
      • Capítulo I. Disposiciones Generales
      • Capítulo II. Procedimiento de Ejecución
        • Sección I. Adecuación y Cumplimiento Anticipado de la Medida
        • Sección II. Adecuación por Incumplimiento de la Medida
        • Sección III. Control de la Medida de Internamiento
  • Versión 28-06-2010

Preámbulo

Ley de justicia para adolescentes del Estado de Quintana Roo

Publicada en el no. 45 extraordinario bis del periódico oficial del Estado de Quintana Roo, el 28 de junio de 2010.

(en vigor a partir del 28 de junio 2010)

Que contiene la ley de justicia para adolescentes del Estado de Quintana Roo.

La honorable xii legislatura constitucional del Estado Libre y Soberano de Quintana Roo,

D e c r e t a:

único. Se expide la ley de justicia para adolescentes del Estado de Quintana Roo, para quedar como sigue:

Ley de justicia para adolescentes del Estado de Quintana Roo.

Título Único
DISPOSICIONES GENERALES

Capítulo I
Objeto, Principios y Definiciones

Artículo 1

Esta ley es reglamentaria de los párrafos tercero a octavo del articulo 26 de la constitución política del Estado Libre y Soberano de Quintana Roo, y tiene por objeto establecer las bases del sistema integral de justicia para adolescentes, así como su integración, organización y funcionamiento, y el proceso especializado para adolescentes y la ejecución de las medidas.



Artículo 2

El adolescente a quien se atribuya la realización de una conducta tipificada como delito en las leyes del estado, será sujeto al régimen especial previsto por esta ley. En ningún caso podrá ser juzgado como adulto ni aplicarsele las consecuencias previstas por las leyes del estado.

Los adolescentes responderán por sus conductas en la medida de su responsabilidad en forma diferenciada a los adultos.



Artículo 3

Son sujetos de esta ley:

I. Las personas de entre 12 años cumplidos y menos de 18 años de edad, denominados adolescentes, a quienes se atribuya o compruebe la realización de una conducta tipificada como delito en las leyes del estado; y

II. Las víctimas u ofendidos por las conductas referidas en la fracción anterior.



Artículo 4

Son objetivos específicos de esta ley:

I. Establecer los principios rectores del sistema integral de justicia para adolescentes y garantizar su plena observancia;

II. Reconocer los derechos y garantías de las personas sujetas al sistema integral de justicia para adolescentes y garantizar su efectivo respeto;

III. Establecer las atribuciones y facultades de las autoridades, instituciones y órganos encargados de la aplicación del sistema integral de justicia para adolescentes;

IV. Establecer los procedimientos y mecanismos para determinar la responsabilidad de los adolescentes por la realización de una conducta tipificada como delito en las leyes del estado; y

V. Regular la ejecución de las medidas aplicables a los adolescentes que resulten responsables por la realización de una conducta tipificada como delito en las leyes del estado.



Artículo 5

Son principios rectores del sistema integral de justicia para adolescentes:

I. Interés superior del adolescente: que garantiza que toda medida que el estado tome frente a los adolescentes que realizan conductas tipificadas como delito en las leyes del Estado deba interpretarse y aplicarse siempre en el sentido de maximizar los derechos de los adolescentes y de restringir los efectos negativos de su sujeción a un sistema que en esencia, tiene un carácter aflictivo;

II. Transversalidad: que exige que dicha interpretación y aplicación tome en cuenta la totalidad de los derechos que, en tanto que sujetos de diversas identidades, atraviesan en su caso al adolescente, también por ser indígena, mujer, discapacitado, paciente, trabajador, o cualquiera otra condición que resulte contingente en el momento en el que se aplica el sistema integral de justicia para adolescentes en cualquiera de sus fases;

III. Certeza jurídica:

Que restringe la discrecionalidad de las decisiones de todas las autoridades del sistema integral de justicia para adolescentes, remitiéndolas al marco estricto de la ley;

IV. Mínima intervención: que exige que en todo momento debe buscarse que la intervención del estado, para privar o limitar derechos a los adolescentes a través del sistema integral de justicia de adolescentes, se limite al máximo posible, privilegiando la aplicación de las formas alternativas de justicia;

V. Subsidiariedad: por el que se reduce la acción del estado a lo que la sociedad civil no puede alcanzar por si misma;

VI. Especialización, celeridad procesal y flexibilidad: que requiere que todas las autoridades que intervienen en el sistema integral de justicia para adolescentes, lo conozcan a plenitud, garantizando que los procesos en los que están involucrados los adolescentes se realicen sin demora y con la menor duración posible permitiendo una concepción dúctil de la ley;

VII. Equidad: que exige que el trato formal de la ley sea igual para los desiguales y que el trato material de las desigualdades se de en función de las necesidades propias del genero, la religión, la condición social, el origen étnico, las preferencias sexuales y cualquiera otra condición que implique una manifestación de su identidad;

VIII. Protección integral: que requiere que en todo momento las autoridades del sistema integral de justicia para adolescentes respeten y garanticen la protección de los derechos de los adolescentes sujetos al mismo;

IX. Reincorporación social: que orienta los fines del sistema integral de justicia para adolescentes hacia la adecuada convivencia del adolescente que ha sido sujeto de alguna medida; y

X. Libertad probatoria y libre valoración de la prueba: las partes, de acuerdo con el principio de contradicción, tendrán oportunidad de ofrecer las pruebas que consideren conducentes a su postura en el proceso, la parte acusadora y la parte de la defensa; el juez valorara los medios de convicción conforme al sistema libre, de acuerdo a su sana critica, las reglas de la lógica, los conocimientos científicos y las máximas de la experiencia; también se prevé la teoría de la prueba ilícita, es decir, que el medio de convicción que se obtenga por un medio ilícito no tendrá valor probatorio.



Artículo 6

Esta ley debe aplicarse e interpretarse de conformidad con los principios rectores del sistema integral de justicia para adolescentes, la constitución política de los estados unidos mexicanos, los instrumentos internacionales aplicables, la constitución política del Estado de Quintana Roo y la ley para la protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes del Estado de Quintana Roo, siempre en el sentido de maximizar los derechos de los adolescentes y de minimizar los efectos negativos de la aplicación del sistema integral de justicia para adolescentes.

Solo en lo no previsto por esta ley, podrá aplicarse supletoriamente el código penal del Estado de Quintana Roo y el código de procedimientos penales del Estado de Quintana Roo, siempre que no se opongan a los principios rectores y ordenamientos referidos, protegiendo la integridad de los derechos y garantías de los adolescentes.



Artículo 7

Para todos los efectos de esta ley, la edad a considerar será la que tenia la persona al momento de realizar la conducta tipificada como delito en las leyes del estado. La edad se comprobara mediante el acta de nacimiento expedida por el registro civil, de conformidad con lo previsto por el código civil correspondiente, o bien, tratándose de extranjeros, por documento apostillado o legalizado. El adolescente deberá suministrar los datos que permitan su identificación personal; de no hacerlo, el juez para adolescentes o el ministerio publico especializado, de oficio, determinara la edad del sujeto a proceso o investigación, mediante dictamen medico rendido por perito oficial, que para tal efecto designe u otros medios que se consideren útiles, siempre salvaguardando la identidad personal y dignidad humana del adolescente.



Artículo 8

Cuando exista la duda de si se trata de una persona mayor o menor de 18 años de edad, se presumirá que es adolescente. Cuando exista la duda de si se trata de una persona mayor o menor de 12 años, se presumirá niña o niño.



Artículo 9

Para efectos de esta ley, se entiende por:

I. Adolescentes: a mujeres y hombres cuya edad esta entre los 12 años cumplidos y los 18 años no cumplidos;

II. Niña y niño: toda persona menor de 12 años de edad;

III. Constitución general: la constitución política de los estados unidos mexicanos;

IV. Constitución local: la constitución política del Estado Libre y Soberano de Quintana Roo;

V. Ley: ley de justicia para adolescentes del Estado de Quintana Roo;

VI. Sistema: el sistema integral de justicia para adolescentes del Estado de Quintana Roo;

VII. Magistrado unitario para adolescentes: al magistrado integrante de los tribunales unitarios especializados en el desahogo de los recursos previstos en esta ley que sean de su competencia;

VIII. Juez para adolescentes: al juez especializado de primera instancia encargado del procedimiento previo al juicio seguido a adolescentes;

IX. Juez de ejecución: al juez especializado de primera instancia facultado para controlar la legalidad de la ejecución de medidas impuestas a adolescentes y conocer de los recursos previstos en esta ley que sean de su competencia;

X. Ministerio publico especializado: al agente del ministerio publico especializado en la procuración de justicia para adolescentes;

XI. Ministerio publico no especializado: al agente del ministerio publico del fuero común en términos de la ley orgánica de la procuraduría general de justicia del estado;

XII. Defensor de oficio: al defensor adscrito al instituto de la defensoría publica del poder judicial del estado, especializado en justicia para adolescentes;

XIII. Dirección general: a la dirección general de ejecución de medidas para adolescentes, dependiente de la secretaria de seguridad publica;

XIV. Centro de internamiento: a los centros de ejecución de medidas para adolescentes;

XV. Centro de justicia alternativa: al órgano encargado de aplicar las formas alternativas de solución de conflictos en el estado;

XVI. Programa personalizado: al programa personalizado de ejecución de medidas elaborado por la dirección general autorizado por el juez de ejecución.



Capítulo II
Derechos, Garantías y Obligaciones de los Sujetos de esta Ley

Artículo 10

Los derechos y garantías reconocidos a los sujetos de esta ley son irrenunciables, tienen un carácter enunciativo y no limitativo.



Artículo 11

Son derechos y garantías de los adolescentes sujetos a investigación y proceso, en los términos de esta ley:

I. Todos los considerados en la constitución general, tratados internacionales, constitución local, ley para la protección de los derechos de niñas, niños y adolescentes y en la ley para la protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes del Estado de Quintana Roo, especialmente tratándose de aquellas que prevén la aplicación de las formas alternativas de justicia como garantía preferente;

II. Los adolescentes tienen derecho a la libertad. Cualquier medida que implique una restricción a este derecho deberá aplicarse de forma excepcional, como ultimo recurso y durante el tiempo mas breve que proceda de conformidad con lo previsto por esta ley; cualquier restricción indebida del derecho de un adolescente a salir por su propia voluntad de un establecimiento publico o privado será considerada como una forma de privación de libertad;

III. En ningún caso, ser sujetos de medidas cautelares o definitivas que no estén establecidas en esta ley;

IV. Ser siempre tratados y considerados como inocentes, mientras no se les compruebe la realización de la conducta tipificada como delito en las leyes del estado, que se les atribuye;

V. Que la carga de la prueba la tenga su acusador;

VI. Ser defendidos en igualdad de circunstancias respecto de su acusador;

VII. Hacerse representar por un defensor de oficio o privado que posea cédula profesiónal que lo acredite para el ejercicio de la profesión jurídica;

VIII. Ser informados, en un lenguaje claro y accesible, personalmente, o a través de sus padres, tutores, o quienes ejerzan la patria potestad, o la custodia, o representantes legales sobre las razones por las que se les detiene, juzga o impone una medida; la persona que les atribuye la realización de la conducta tipificada como delito en las leyes del estado; las consecuencias de la atribución de la conducta, así como de la detención, juicio y medida; los derechos y garantías que les asísten en todo momento; enterandoles que podrán disponer de defensa jurídica gratuita y todo aquello que interese respecto de su sujeción al sistema;

IX. Que sus padres, tutores o quienes ejerzan la patria potestad o la custodia, participen en las actuaciones y les brinden asístencia general; la autoridad competente podrá denegar esa participación si existen motivos para presumir que la exclusión es necesaria en beneficio del menor;

X. En caso de ser indígenas, extranjeros, sordos o mudos deberán ser asístidos de oficio, por perito interprete en todos los actos procesales, mismo que deberá comprender plenamente su idioma, lengua o dialecto. Cuando el adolescente alegue ser indígena, y lo acredite con su sola manifestación, el juez para adolescentes o el ministerio publico especializado, en caso de duda, podrá solicitar a las autoridades comunitarias la expedición de la constancia que acredite su pertenencia a un determinado pueblo o comunidad; y

XI. Tener comunicación permanente, en forma personal o telefónica, con sus padres, familiares, tutores o quienes ejerzan la patria potestad o la custodia, de conformidad con las reglas del centro de internamiento.