¡Disfruta de SmartLeges Premium!

Suscríbete a SmartLeges Premium y disfruta de estas ventajas:

  • Consulta tantas leyes como necesites, gratuitas o de pago, sin coste adicional
  • Consulta casi cualquier ley en varios países gracias al nuevo buscador avanzado. ¡Toda la legislación a tu alcance!
  • Disfruta de todas las características de SmartLeges sin restricciones
Ver los planes

Una aplicación imprescindible y gratuita para profesionales y estudiantes del sector jurídico

Leer más
 

¡Regístrate gratis!

¿Quieres consultar esta y otras leyes completas?

Regístrate gratis y podrás consultar las leyes en tu móvil o tablet, además de subrayar textos, añadir notas...

¡Regístrate gratis!

Compartir esta ley Otras leyes de México
Email Facebook Twitter Google Linkedin Tumblr

LEY DE CONCURSOS MERCANTILES

Publicación original: DOF 12-05-2000

Reforma: DOF 27-12-2007


  • Título Primero. Disposiciones generales y declaración de concurso mercantil
    • Capítulo I. Disposiciones preliminares
    • Capítulo II. De los supuestos del concurso mercantil
    • Capítulo III. Del procedimiento para la declaración de concurso mercantil
    • Capítulo IV. De la visita de verificación
    • Capítulo V. De la sentencia de concurso mercantil
    • Capítulo VI. De la apelación de la sentencia de concurso mercantil
  • Título Segundo. De los órganos del concurso mercantil
    • Capítulo I. Del visitador, del conciliador y del síndico
    • Capítulo II. De los interventores
  • Título Tercero. De los efectos de la sentencia de concurso mercantil
    • Capítulo I. De la suspensión de los procedimientos de ejecución
    • Capítulo II. De la separación de bienes que se encuentren en posesión del Comerciante
    • Capítulo III. De la administración de la empresa del Comerciante
    • Capítulo IV. De los efectos en cuanto a la actuación en otros juicios
    • Capítulo V. De los efectos en relación con las obligaciones del Comerciante
      • Sección I. Regla general y vencimiento anticipado
      • Sección II. De los contratos pendientes
    • Capítulo VI. De los actos en fraude de acreedores
  • Título Cuarto. Del reconocimiento de créditos
    • Capítulo I. De las operaciones para el reconocimiento
    • Capítulo II. De la apelación de la sentencia de reconocimiento, graduación y prelación de créditos
  • Título Quinto. De la conciliación
    • Capítulo Único. De la adopción del convenio
  • Título Sexto. De la quiebra
    • Capítulo I. De la declaración de quiebra
    • Capítulo II. De los efectos particulares de la sentencia de quiebra
  • Título Séptimo. De la enajenación del activo, graduación de créditos y del pago a los Acreedores Reconocidos
    • Capítulo I. De la enajenación del activo
    • Capítulo II. De la graduación de créditos
    • Capítulo III. Del pago a los Acreedores Reconocidos
  • Título Octavo. De los concursos especiales
    • Capítulo I. De los concursos mercantiles de Comerciantes que prestan servicios públicos concesionados
    • Capítulo II. Del concurso mercantil de las instituciones de crédito
    • Capítulo III. Del concurso mercantil de las instituciones auxiliares del crédito
  • Título Noveno. De la terminación del concurso mercantil
    • Capítulo Único. De la terminación del concurso mercantil
  • Título Décimo. De los incidentes, recursos y medidas de apremio
    • Capítulo I. Incidentes y recursos
    • Capítulo II. De las medidas de apremio
  • Título Décimo Primero. Aspectos penales del concurso mercantil
    • Capítulo Único. De los delitos en situación de concurso mercantil
  • Título Décimo Segundo. De la cooperación en los procedimientos internacionales
    • Capítulo I. Disposiciones generales
    • Capítulo II. Del acceso de los representantes y acreedores extranjeros a los tribunales mexicanos
    • Capítulo III. Del reconocimiento de un procedimiento extranjero y medidas otorgables
    • Capítulo IV. De la cooperación con tribunales y representantes extranjeros
    • Capítulo V. De los procedimientos paralelos
  • Título Décimo Tercero. Del Instituto Federal de Especialistas de Concursos Mercantiles
    • Capítulo I. De la Naturaleza y Atribuciones
    • Capítulo II. De la organización
    • Capítulo III. De los visitadores, conciliadores y síndicos
    • Capítulo IV. Del registro de los visitadores, conciliadores y síndicos
  • Título Décimo Cuarto. Del concurso mercantil con plan de reestructura previo
  • Transitorios
  • Versión 27-12-2007

TÍTULO PRIMERO
Disposiciones generales y declaración de concurso mercantil

Artículos 1 - 53

Capítulo I
Disposiciones preliminares

Artículos 1 - 8

Artículo 1

La presente Ley es de interés público y tiene por objeto regular el concurso mercantil.

Es de interés público conservar las empresas y evitar que el incumplimiento generalizado de las obligaciones de pago ponga en riesgo la viabilidad de las mismas y de las demás con las que mantenga una relación de negocios.

Artículo 2

El concurso mercantil consta de dos etapas sucesivas, denominadas conciliación y quiebra.

Artículo 3

La finalidad de la conciliación es lograr la conservación de la empresa del Comerciante mediante el convenio que suscriba con sus Acreedores Reconocidos. La finalidad de la quiebra es la venta de la empresa del Comerciante, de sus unidades productivas o de los bienes que la integran para el pago a los Acreedores Reconocidos.

Artículo 4

Para los efectos de esta Ley, se entenderá por:

I. Acreedores Reconocidos, a aquéllos que adquieran tal carácter por virtud de la sentencia de reconocimiento, graduación y prelación de créditos;

II. Comerciante, a la persona física o moral que tenga ese carácter conforme al Código de Comercio. Este concepto comprende al patrimonio fideicomitido cuando se afecte a la realización de actividades empresariales. Igualmente, comprende a las sociedades mercantiles controladoras o controladas a que se refiere el artículo 15 de esta Ley;

III. Domicilio, el domicilio social y en caso de irrealidad de éste, el lugar donde tenga la administración principal la empresa. En caso de sucursales de empresas extranjeras será el lugar donde se encuentre su establecimiento principal en la República Mexicana. Tratándose de Comerciante persona física, el establecimiento principal de su empresa y, en su defecto, en donde tenga su domicilio;

IV. Instituto, al Instituto Federal de Especialistas de Concursos Mercantiles;

V. Masa, a la porción del patrimonio del Comerciante declarado en concurso mercantil integrada por sus bienes y derechos, con excepción de los expresamente excluidos en términos de esta Ley, sobre la cual los Acreedores Reconocidos y los demás que tengan derecho, pueden hacer efectivos sus créditos, y

VI. UDIs, a las Unidades de Inversión a las que se refiere el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación del 1o. de abril de 1995.

Artículo 5

Los pequeños comerciantes sólo podrán ser declarados en concurso mercantil, cuando acepten someterse voluntariamente y por escrito a la aplicación de la presente Ley. Para efectos de esta Ley se entenderá como pequeño comerciante al Comerciante cuyas obligaciones vigentes y vencidas, en conjunto, no excedan el equivalente de 400 mil UDIs al momento de la solicitud o demanda.

Las empresas de participación estatal constituidas como sociedades mercantiles podrán ser declaradas en concurso mercantil.

Artículo 6

Cuando en esta Ley se señale un número de días para la celebración de una audiencia, la práctica de alguna diligencia o acto, o el ejercicio de algún derecho, sin hacer referencia alguna al tipo de días, se entenderá que se trata de días hábiles. En los casos en que se haga referencia expresa a un plazo, si éste vence en un día inhábil se entenderá concluido el primer día hábil siguiente.

Artículo 7

El juez es el rector del procedimiento de concurso mercantil y tendrá las facultades necesarias para dar cumplimiento a lo que esta Ley establece. Será causa de responsabilidad imputable al juez o al Instituto la falta de cumplimiento de sus respectivas obligaciones en los plazos previstos en esta Ley, salvo por causas de fuerza mayor o caso fortuito.

Artículo 8

Son de aplicación supletoria a este ordenamiento, en el orden siguiente:

I. El Código de Comercio;

II. La legislación mercantil;

III. Los usos mercantiles especiales y generales;

IV. El Código Federal de Procedimientos Civiles, y

V. El Código Civil en materia federal.

Capítulo II
De los supuestos del concurso mercantil

Artículos 9 - 16

Artículo 9

Será declarado en concurso mercantil, el Comerciante que incumpla generalizadamente en el pago de sus obligaciones.

Se entenderá que un Comerciante incumplió generalizadamente en el pago de sus obligaciones cuando:

I. El Comerciante solicite su declaración en concurso mercantil y se ubique en alguno de los supuestos consignados en las fracciones I o II del artículo siguiente, o

II. Cualquier acreedor o el Ministerio Público hubiesen demandado la declaración de concurso mercantil del Comerciante y éste se ubique en los dos supuestos consignados en las fracciones I y II del artículo siguiente.

Artículo 10

Para los efectos de esta Ley, el incumplimiento generalizado en el pago de las obligaciones de un Comerciante a que se refiere el artículo anterior, consiste en el incumplimiento en sus obligaciones de pago a dos o más acreedores distintos y se presenten las siguientes condiciones:

I. Que de aquellas obligaciones vencidas a las que se refiere el párrafo anterior, las que tengan por lo menos treinta días de haber vencido representen el treinta y cinco por ciento o más de todas las obligaciones a cargo del Comerciante a la fecha en que se haya presentado la demanda o solicitud de concurso, y

II. El Comerciante no tenga activos enunciados en el párrafo siguiente, para hacer frente a por lo menos el ochenta por ciento de sus obligaciones vencidas a la fecha de presentación de la demanda o solicitud.

Los activos que se deberán considerar para los efectos de lo establecido en la fracción II de este artículo serán:

a) El efectivo en caja y los depósitos a la vista;

b) Los depósitos e inversiones a plazo cuyo vencimiento no sea superior a noventa días naturales posteriores a la fecha de presentación de la demanda o solicitud;

c) Clientes y cuentas por cobrar cuyo plazo de vencimiento no sea superior a noventa días naturales posteriores a la fecha de presentación de la demanda o solicitud, y

d) Los títulos valores para los cuales se registren regularmente operaciones de compra y venta en los mercados relevantes, que pudieran ser vendidos en un plazo máximo de treinta días hábiles bancarios, cuya valuación a la fecha de la presentación de la demanda o solicitud sea conocida.

El dictamen del visitador y las opiniones de expertos que en su caso ofrezcan las partes, deberán referirse expresamente a los supuestos establecidos en las fracciones anteriores.

Artículo 11

Se presumirá que un Comerciante incumplió generalizadamente en el pago de sus obligaciones, cuando se presente alguno de los siguientes casos:

I. Inexistencia o insuficiencia de bienes en qué trabar ejecución al practicarse un embargo por el incumplimiento de una obligación o al pretender ejecutar una sentencia en su contra con autoridad de cosa juzgada;

II. Incumplimiento en el pago de obligaciones a dos o más acreedores distintos;

III. Ocultación o ausencia, sin dejar al frente de la administración u operación de su empresa a alguien que pueda cumplir con sus obligaciones;

IV. En iguales circunstancias que en el caso anterior, el cierre de los locales de su empresa;

V. Acudir a prácticas ruinosas, fraudulentas o ficticias para atender o dejar de cumplir sus obligaciones;

VI. Incumplimiento de obligaciones pecuniarias contenidas en un convenio celebrado en términos del Título Quinto de esta Ley, y

VII. En cualesquiera otros casos de naturaleza análoga.

Artículo 12

La sucesión del Comerciante podrá ser declarada en concurso mercantil cuando la empresa de la cual éste era titular se encuentre en alguno de los casos siguientes:

I. Continúe en operación, o

II. Suspendidas sus operaciones, no hayan prescrito las acciones de los acreedores.

En estos casos, las obligaciones que se atribuyan al Comerciante, serán a cargo de su sucesión, representada por su albacea. Cuando ya se hubiere dispuesto del caudal hereditario, será a cargo de los herederos y legatarios, en términos de lo previsto por la legislación aplicable. Tratándose de obligaciones que se atribuyan al Comerciante, serán responsabilidad de los herederos y legatarios a beneficio de inventario y hasta donde alcance el caudal hereditario.