¡Disfruta de SmartLeges Premium!

Suscríbete a SmartLeges Premium y disfruta de estas ventajas:

  • Consulta tantas leyes como necesites, gratuitas o de pago, sin coste adicional
  • Consulta casi cualquier ley en varios países gracias al nuevo buscador avanzado. ¡Toda la legislación a tu alcance!
  • Disfruta de todas las características de SmartLeges sin restricciones
Ver los planes

Una aplicación imprescindible y gratuita para profesionales y estudiantes del sector jurídico

Leer más
 

¡Regístrate gratis!

¿Quieres consultar esta y otras leyes completas?

Regístrate gratis y podrás consultar las leyes en tu móvil o tablet, además de subrayar textos, añadir notas...

¡Regístrate gratis!

Compartir esta ley Otras leyes de España
Email Facebook Twitter Google Linkedin Tumblr

CÓDIGO PENAL MILITAR

Ley Orgánica 13/1985, de 9 de diciembre, de Código Penal Militar.

Jefatura del Estado

BOE 296 de 11/12/1985

Redacción publicada el 15/10/2015


  • LIBRO PRIMERO. Disposiciones generales
    • TÍTULO PRIMERO. Principios y definiciones
    • TÍTULO SEGUNDO. Del delito militar
    • TÍTULO TERCERO. De las penas
      • CAPÍTULO I. Clases y duración de las penas
      • CAPÍTULO II. Penas que llevan consigo otras accesorias
      • CAPÍTULO III. Efectos de las penas
      • CAPÍTULO IV. Aplicación de las penas
      • CAPÍTULO V. Cumplimiento de las penas
    • TÍTULO CUARTO. De la extinción de la responsabilidad penal
    • TÍTULO QUINTO. De la responsabilidad civil subsidiaria del Estado
  • LIBRO SEGUNDO. De los delitos en particular
    • TÍTULO PRIMERO. Delitos contra la seguridad nacional y defensa nacional
      • CAPÍTULO I. Traición militar
      • CAPÍTULO II. Espionaje militar
      • CAPÍTULO III. Revelación de secretos o informaciones relativas a la seguridad nacional y defensa nacional
      • CAPÍTULO IV. Atentados contra los medios o recursos de la defensa nacional
      • CAPÍTULO V. Desobediencia a bandos militares en tiempo de guerra o estado de sitio
      • CAPÍTULO VI. Derrotismo
      • CAPÍTULO VII. Disposiciones comunes
    • TÍTULO SEGUNDO. Delitos contra las Leyes y usos de la guerra
    • TÍTULO TERCERO. Delito de rebelión en tiempo de guerra
    • TÍTULO CUARTO. Delitos contra la Nación española y contra la Institución militar
      • CAPÍTULO I. Delitos contra centinela, fuerza armada o policía militar
      • CAPÍTULO II. Atentados y desacatos a Autoridades Militares, ultrajes a la Nación o a sus símbolos e injurias a los Ejércitos
    • TÍTULO QUINTO. Delitos contra la disciplina
      • CAPÍTULO I. Sedición militar
      • CAPÍTULO II. Insubordinación
        • Sección 1.ª Insulto a superior
        • Sección 2.ª Desobediencia
      • CAPÍTULO III. Abuso de autoridad
    • TÍTULO SEXTO. Delitos contra los deberes del servicio
      • CAPÍTULO I. Cobardía
      • CAPÍTULO II. Deslealtad
      • CAPÍTULO III. Delitos contra el deber de presencia
        • Sección 1.ª Abandono de destino o residencia
        • Sección 2.ª Deserción
        • Sección 3.ª Quebrantamientos especiales del deber de presencia
        • Sección 4.ª Inutilización voluntaria y simulación para eximirse del servicio militar y negativa a cumplirlo
        • Sección 5.ª Disposición común
      • CAPÍTULO IV. Delitos contra los deberes del mando
        • Sección 1.ª Incumplimiento de deberes inherentes al mando
        • Sección 2.ª Extralimitaciones en el ejercicio del mando
        • Sección 3.ª Usurpación y prolongación de atribuciones
      • CAPÍTULO V. Delitos de quebrantamiento de servicio
        • Sección 1.ª Abandono de servicio
        • Sección 2.ª Delitos contra los deberes del centinela
        • Sección 3.ª Embriaguez en acto de servicio
      • CAPÍTULO VI. Delitos de denegación de auxilio
      • CAPÍTULO VII. Delitos contra la eficacia del servicio
      • CAPÍTULO VIII. Delitos contra el decoro militar
    • TÍTULO SÉPTIMO. Delitos contra los deberes del servido relacionados con la navegación
      • CAPÍTULO I. Delitos contra la integridad del buque de guerra o aeronave militar
      • CAPÍTULO II. Delitos contra los deberes del mando de buque de guerra o aeronave militar
      • CAPÍTULO III. Delitos contra los deberes del servicio a bordo o de ayudas a la navegación
      • CAPÍTULO IV. Disposición común
    • TÍTULO OCTAVO. Delitos contra la Administración de la Justicia Militar
    • TÍTULO NOVENO. Delitos contra la hacienda en el ámbito militar
  • DISPOSICIONES TRANSITORIAS
Norma derogada, con efectos desde el 15 de enero de 2016, por la disposición derogatoria única de la Ley Orgánica 14/2015, de 14 de octubre. Ref. BOE-A-2015-11070.

JUAN CARLOS I

REY DE ESPAÑA

A todos los que la presente vieren y entendieren

Sabed: Que las Cortes Generales han aprobado y Yo vengo en sancionar la siguiente Ley Orgánica:

PREÁMBULO

Los principios constitucionales y el progreso experimentado por la Ciencia del Derecho Penal son factores que requerían, no ya una mera reforma de las leyes penales militares, sino la promulgación de un nuevo Código Penal Militar en el que se acojan las más depuradas técnicas sobre la materia. De acuerdo con este planteamiento, vienen a separarse del presente Código las materias procesales y disciplinarias para limitar su contenido al Derecho Penal material.

En el Título primero del Libro primero quedan proclamados los principios de legalidad, de culpabilidad, de igualdad y de retroactividad de la ley penal más favorable. Con la definición del delito militar se pone de manifiesto la exigencia tanto de voluntariedad como de culpabilidad en el autor para que su acción u omisión pueda ser reputada como delito.

La tipificación de conductas constitutivas de delito militar, que figura en el Título segundo, queda básicamente centrada en los «delitos exclusiva o propiamente militares», pero, excepcionalmente contempla supuestos que afectan al servicio y a los intereses del Ejército, en que los no militares pueden ser sujetos activos de un ataque a la Institución Armada con lesión del bien jurídico tutelado, pudiendo resultar delito militar formal y materialmente. De otra parte, en cuanto a las causas de exención de responsabilidad criminal, se opta en el presente Código por la fórmula del reenvío al Código Penal común, teniendo en cuenta la especialidad de las leyes penales castrenses, todo ello sin perjuicio de los casos en que las exigencias propias de la vida militar obligan inexorablemente a un planteamiento diferente.

Se ha entendido que la esfera militar no puede ofrecer sustanciales particularidades respecto al significado de las causas de inimputabilidad, bastando lo que diga el Código Penal ordinario sobre dicho extremo. En cuanto a legítima defensa y causas de justificación, las amplias formulaciones que las leyes comunes hacen del estado de necesidad y del cumplimiento de deberes civiles o militares resultan suficientemente elásticas para su utilización en el ámbito militar.

El problema de la obediencia debida se resuelve al margen del viejo concepto de una ciega obediencia, para exigir al inferior que obedece una especial diligencia para que sus actos no comporten la manifiesta comisión de ilicitudes. La fórmula que figura en este Código Penal Militar no difiere de la establecida por las Reales Ordenanzas, a fin de evitar confusionismos y de puntualizar bien su adecuación al texto constitucional.

Razones de política criminal han determinado la simplificación y reducción de penas con supresión de las penas consistentes en degradación, separación del servicio y destino a Cuerpo de Disciplina, por no responder a los criterios inspiradores de la moderna penología ni a los postulados que se mantienen. Las penas de privación de libertad quedan suavizadas, manteniéndose al propio tiempo un amplio arbitrio para su graduación. Respecto al cumplimiento de las penas, se mantiene para los militares condenados la no aplicación de los beneficios de suspensión condicional de la condena, todo ello por razones de ejemplaridad directamente vinculadas a la disciplina.

La extinción de la responsabilidad criminal se regula en análogos términos a los de la legislación común. En cuanto a rehabilitación se considera que la inscripción de toda condena dictada por los Tribunales Militares corre a cargo del Ministerio de Justicia, donde constan los antecedentes penales a cancelar.

El Libro segundo está dedicado a la regulación de los delitos militares en particular. El delito de traición militar se tipifica sobre las siguientes bases: Conexión de la materia con la lucha armada y la condición de militar en el sujeto activo, acogida sólo excepcional de las fórmulas mixtas y previsión de figuras específicas en este delito, como las de traición derrotista, traición económica, traición-deserción, traición colaboracionista, la negligencia en su evitación y la omisión de denuncia eficaz. El delito de espionaje militar queda conceptualmente simplificado al limitarse a la obtención o revisión de información clasificada o de interés militar a potencia extranjera. El delito de revelación de secretos o informaciones sobre la Defensa Nacional se independiza de los dos anteriores. Los delitos de atentado contra los medios y recursos de la Defensa Nacional vienen condicionados a su comisión en tiempo de guerra y a que su perpetración se lleve a cabo con medios capaces de ocasionar graves estragos o que impliquen un concreto peligro para la vida e integridad de las personas. Los delitos contra la Nación española y contra la Institución Militar, los delitos contra los deberes del servicio, así como los delitos contra la Hacienda en el ámbito militar, quedan tipificados bajo diversas especies e igualmente se incluyen los delitos contra la Administración de la Justicia Militar, con lo que se completa el haz de figuras delictivas de este Código.


Se modifica el párrafo sexto por el art. 2.1 de la Ley Orgánica 11/1995, de 27 de noviembre. Ref. BOE-A-1995-25714

LIBRO PRIMERO
Disposiciones generales

TÍTULO PRIMERO
Principios y definiciones

Artículo primero.

Sólo serán castigadas como delitos militares las acciones y omisiones previstas como tales en este Código.

Artículo segundo.

No hay pena sin dolo o culpa. Cuando la pena venga determinada por la producción de un ulterior resultado más grave, sólo se responderá de éste si se hubiere causado, al menos, por culpa.

Artículo tercero.

Todas las personas son iguales ante la ley penal militar, sin perjuicio de la individualización de la pena conforme a lo previsto en el artículo 35 de este Código.

Artículo cuarto.

Se aplicarán las leyes penales militares vigentes en el momento de la comisión del delito. Sólo tendrán efecto retroactivo las posteriores que favorezcan al reo, aunque al entrar en vigor éstas hubiese recaído sentencia firme y el penado estuviese cumpliendo la condena.

Los hechos cometidos bajo la vigencia de una ley temporal serán juzgados conforme a ésta, salvo que legalmente se disponga lo contrario.

Artículo quinto.

Las disposiciones del Código Penal serán aplicables a los delitos militares en cuanto lo permita su especial naturaleza y no se opongan a los preceptos del presente Código.

Artículo sexto.

El presente Código no comprende las infracciones disciplinarias militares, que se regirán por sus disposiciones específicas.

Artículo séptimo.

Los preceptos de esta ley son aplicables a todos los hechos previstos en la misma con independencia del lugar de comisión, salvo lo establecido por Tratados y Convenios internacionales.

Artículo séptimo bis.

Las disposiciones de este Código no serán de aplicación a las acciones u omisiones de los miembros del Cuerpo de la Guardia Civil en la realización de los actos propios del servicio que presten en el desempeño de las funciones que, para el cumplimiento de su misión de proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana, les atribuya en cada momento la normativa reguladora de dicho Instituto.

No obstante, lo dispuesto en el párrafo anterior no será aplicable a los miembros del Cuerpo de la Guardia Civil en tiempo de guerra, durante la vigencia del estado de sitio, durante el cumplimiento de misiones de carácter militar, o cuando el personal del citado Cuerpo se integre en Unidades Militares.


Se añade por la disposición adicional 4 de la Ley Orgánica 12/2007, de 22 de octubre. Ref. BOE-A-1985-25779



Artículo octavo.

A los efectos de este Código se entenderá que son militares quienes posean dicha condición conforme a las leyes relativas a la adquisición y pérdida de la misma y, concretamente, durante el tiempo en que se hallen en cualesquiera de las situaciones de actividad y las de reserva, con las excepciones que expresamente se determinen en su legislación específica, los que:

1.° Como profesionales, sean o no de carrera, se hallen integrados en los cuadros permanentes de las Fuerzas Armadas.

2.° Con carácter obligatorio se hayan incorporado o ingresen como voluntarios en el servicio militar, mientras se hallen prestando el servicio en filas.

3.° Cursen estudios como alumnos en las Academias o Escuelas militares.

4.° Presten servicio activo en las Escalas de Complemento y de Reserva Naval o como aspirantes a ingreso en ellas.

5.° Con cualquier asimilación militar presten servicio al ser movilizados o militarizados por decisión del Gobierno.

Artículo noveno.

A los efectos de este Código se entenderá que son Autoridades militares:

1.° El Jefe del Estado, el Presidente del Gobierno y el Ministro de Defensa y quienes les sustituyen en el ejercicio de las atribuciones constitucionales o legales inherentes a sus prerrogativas o funciones.

2.° Los militares que ejerzan Mando Superior o por razón del cargo o función, tengan atribuida jurisdicción en el lugar o Unidad de su destino, aunque actúen con dependencia de otras Autoridades militares principales.

3.° Los militares que en tiempo de guerra ostenten la condición de Jefes de Unidades que operen separadamente, en el espacio a que alcanza su acción militar.

4.° Los que formen parte como Presidentes, Consejeros o Vocales de Tribunales Militares de Justicia y los Auditores, Fiscales y Jueces militares, en el desempeño de sus respectivas funciones o con ocasión de ellas.

5.° Mientras permanezcan fuera del territorio nacional, los Comandantes de buques de guerra o aeronaves militares y los Oficiales destacados para algún servicio en los lugares, aguas o espacios en que deban prestarlo, cuando en ellos no exista autoridad militar y en lo que concierna a la misión militar encomendada.

Artículo diez.

A los efectos de este Código se entenderá que constituyen fuerza armada los militares que, portando armas y vistiendo el uniforme, presten servicios legalmente encomendados a las Fuerzas Armadas, reglamentariamente ordenados, así como, en las mismas circunstancias, los miembros de la Guardia Civil, cuando prestando servicio propio de su Instituto, así lo disponga la Ley a la que se refiere el artículo 104.2 de la Constitución.

Artículo once.

A los efectos de este Código se entenderá que es centinela el militar que, en acto de servicio de armas y cumpliendo una consigna guarda un puesto confiado a su responsabilidad. Tienen además dicha consideración los militares que sean: Componentes de las patrullas de las guardias de seguridad en el ejercicio de su cometido; operadores de las redes militares de transmisiones o comunicaciones durante el desempeño de sus funciones; operadores de sistemas electrónicos de vigilancia y control de los espacios terrestres, marítimos y aéreos confiados a los Centros o estaciones en que sirven, durante el desempeño de sus cometidos u observadores visuales de los mismos espacios.