¡Disfruta de SmartLeges Premium!

Suscríbete a SmartLeges Premium y disfruta de estas ventajas:

  • Consulta tantas leyes como necesites, gratuitas o de pago, sin coste adicional
  • Consulta casi cualquier ley en varios países gracias al nuevo buscador avanzado. ¡Toda la legislación a tu alcance!
  • Disfruta de todas las características de SmartLeges sin restricciones
Ver los planes

Una aplicación imprescindible y gratuita para profesionales y estudiantes del sector jurídico

Leer más
 

¡Regístrate gratis!

¿Quieres consultar esta y otras leyes completas?

Regístrate gratis y podrás consultar las leyes en tu móvil o tablet, además de subrayar textos, añadir notas...

¡Regístrate gratis!

Compartir esta ley Otras leyes de España
Email Facebook Twitter Google Linkedin Tumblr

CÓDIGO CIVIL

Real decreto de 24 de julio de 1889 por el que se publica el Código Civil.

Ministerio de Gracia y Justicia

BOE 206 de 25/07/1889

Redacción publicada el 30/07/1982


  • TÍTULO PRELIMINAR. De las normas jurídicas, su aplicación y eficacia
    • CAPÍTULO I. Fuentes del derecho
    • CAPÍTULO II. Aplicación de las normas jurídicas
    • CAPÍTULO III. Eficacia general de las normas jurídicas
    • CAPÍTULO IV. Normas de derecho internacional privado
    • CAPÍTULO V. Ámbito de aplicación de los regímenes jurídicos civiles coexistentes en el territorio nacional
  • LIBRO PRIMERO. De las personas
    • TÍTULO PRIMERO. De los españoles y extranjeros
    • TÍTULO II. Del nacimiento y de la extinción de la personalidad civil
      • CAPÍTULO PRIMERO. De las personas naturales
      • CAPÍTULO II. De las personas jurídicas
    • TÍTULO III. Del domicilio
    • TÍTULO IV. Del matrimonio
      • CAPÍTULO PRIMERO. De la promesa de matrimonio
      • CAPÍTULO II. De los requisitos del matrimonio
      • CAPÍTULO III. De la forma de celebración del matrimonio
        • Sección primera. Disposiciones generales
        • Sección segunda. De la celebración ante el Juez o funcionario que haga sus veces
        • Sección tercera. De la celebración en forma religiosa
      • CAPÍTULO IV. De la inscripción del matrimonio en el Registro Civil
      • CAPÍTULO V. De los derechos y deberes de los cónyuges
      • CAPÍTULO VI. De la nulidad del matrimonio
      • CAPÍTULO VII. De la separación
      • CAPÍTULO VIII. De la disolución del matrimonio
      • CAPÍTULO IX. De los efectos comunes a la nulidad, separación y divorcio
      • CAPÍTULO X. De las medidas provisionales por demanda de nulidad, separación y divorcio
      • CAPÍTULO XI. Normas de Derecho internacional privado
    • TÍTULO V. De la paternidad y filiación
      • CAPÍTULO PRIMERO. De la filiación y sus efectos
      • CAPÍTULO II. De la determinación y prueba de la filiación
        • Sección primera. Disposiciones generales.
        • Sección segunda. De la determinación de la filiación matrimonial
        • Sección tercera. De la determinación de la filiación no matrimonial
      • CAPÍTULO III. De las acciones de filiación
        • Sección primera. Disposiciones generales
        • Sección segunda. De la reclamación
        • Sección tercera. De la impugnación
    • TÍTULO VI. De los alimentos entre parientes
    • TÍTULO VII. De las relaciones paterno-filiales
      • CAPÍTULO PRIMERO. Disposiciones generales
      • CAPÍTULO II. De la representación legal de los hijos
      • CAPÍTULO III. De los bienes de los hijos y de su administración
      • CAPÍTULO IV. De la extinción de la patria potestad
      • CAPÍTULO V. De la adopción
        • Sección primera. Disposiciones generales
        • Sección segunda: De la adopción plena
        • Sección tercera: De la adopción simple
    • TÍTULO VIII. De la ausencia
      • CAPÍTULO PRIMERO. Declaración de la ausencia y sus efectos.
      • CAPÍTULO SEGUNDO. De la declaración de fallecimiento
      • CAPÍTULO TERCERO. Del registro central de ausentes
    • TÍTULO IX. De la tutela
      • CAPÍTULO PRIMERO. Disposiciones generales
      • CAPÍTULO II. De la tutela testamentaria
      • CAPÍTULO III. De la tutela legítima
        • Sección primera. De la tutela de los menores
        • Sección segunda. De la tutela de los locos y sordomudos
        • Sección tercera. De la tutela de los pródigos
        • Sección cuarta. De la tutela de los que sufren interdicción
      • CAPÍTULO IV. De la tutela dativa
      • CAPÍTULO V. Del protutor
      • CAPÍTULO VI. De las personas inhábiles para ser tutores y protutores, y de su remoción
      • CAPÍTULO VII. De las excusas de tutela y protutela
      • CAPÍTULO VIII. Del afianzamiento de la tutela
      • CAPÍTULO IX. Del ejercicio de la tutela
      • CAPÍTULO X. De las cuentas de la tutela
      • CAPÍTULO XI. Del registro de las tutelas
        • Sección primera. De la formación del consejo de familia
        • Sección segunda. De la manera de proceder el consejo de familia
    • TÍTULO XI. De la mayor edad y de la emancipación
    • TÍTULO XII. Del Registro del estado civil
  • LIBRO SEGUNDO. De los bienes, de la propiedad y de sus modificaciones
    • TÍTULO PRIMERO. De la clasificación de los bienes
      • Disposición preliminar
      • CAPÍTULO PRIMERO. De los bienes inmuebles
      • CAPÍTULO II. De los bienes muebles
      • CAPÍTULO III. De los bienes según las personas a que pertenecen
        • Disposiciones comunes a los tres capítulos anteriores
    • TÍTULO SEGUNDO. De la propiedad
      • CAPÍTULO PRIMERO. De la propiedad en general
      • Disposición general
        • Sección primera. Del derecho de accesión respecto al producto de los bienes
        • Sección segunda. Del derecho de accesión respecto a los bienes inmuebles
        • Sección tercera. Del derecho de accesión respecto a los bienes muebles
      • CAPÍTULO III. Del deslinde y amojonamiento
      • CAPÍTULO IV. Del derecho de cerrar las fincas rústicas
      • CAPÍTULO V. De los edificios ruinosos y de los árboles que amenazan caerse
    • TÍTULO III. De la comunidad de bienes
    • TÍTULO IV. De algunas propiedades especiales
      • CAPÍTULO PRIMERO. De las aguas
        • Sección primera. Del dominio de las aguas
        • Sección segunda. Del aprovechamiento de las aguas públicas
        • Sección tercera. Del aprovechamiento de las aguas de dominio privado
        • Sección cuarta. De las aguas subterráneas
        • Sección quinta. Disposiciones generales
      • CAPÍTULO II. De los minerales
      • CAPÍTULO III. De la propiedad intelectual
    • TÍTULO V. De la posesión
      • CAPÍTULO PRIMERO. De la posesión y sus especies
      • CAPÍTULO II. De la adquisición de la posesión
      • CAPÍTULO III. De los efectos de la posesión
    • TÍTULO VI. Del usufructo, del uso y de la habitación
      • CAPÍTULO PRIMERO. Del usufructo
        • Sección primera. Del usufructo en general
        • Sección segunda. De los derechos del usufructuario
        • Sección tercera. De las obligaciones del usufructuario
        • Sección cuarta. De los modos de extinguirse el usufructo
      • CAPÍTULO II. Del uso y de la habitación
    • TÍTULO VII. De las servidumbres
      • CAPÍTULO PRIMERO. De las servidumbres en general
        • Sección primera. De las diferentes clases de servidumbres que pueden establecerse sobre las fincas
        • Sección segunda. De los modos de adquirir las servidumbres
        • Sección tercera. Derechos y obligaciones de los propietarios de los predios dominante y sirviente
        • Sección cuarta. De los modos de extinguirse las servidumbres
      • CAPÍTULO II. De las servidumbres legales
        • Sección primera. Disposiciones generales
        • Sección segunda. De las servidumbres en materia de aguas
        • Sección tercera. De la servidumbre de paso
        • Sección cuarta. De las servidumbres de medianería
        • Sección quinta. De la servidumbre de luces y vistas
        • Sección sexta. Del desagüe de los edificios
        • Sección séptima. De las distancias y obras intermedias para ciertas construcciones y plantaciones
      • CAPÍTULO III. De las servidumbres voluntarias
    • TÍTULO VIII. Del Registro de la Propiedad
      • CAPÍTULO ÚNICO
  • LIBRO III. De los diferentes modos de adquirir la propiedad
    • Disposición preliminar
    • TÍTULO PRIMERO. De la ocupación
    • TÍTULO II. De la donación
      • CAPÍTULO PRIMERO. De la naturaleza de las donaciones
      • CAPÍTULO II. De las personas que pueden hacer o recibir donaciones
      • CAPÍTULO III. De los efectos y limitaciones de las donaciones
      • CAPÍTULO IV. De la revocación y reducción de las donaciones
    • Disposiciones generales
      • CAPÍTULO PRIMERO. De los testamentos
        • Sección primera. De la capacidad para disponer por testamento
        • Sección segunda. De los testamentos en general
        • Sección tercera. De la forma de los testamentos
        • Sección cuarta. Del testamento ológrafo
        • Sección quinta. Del testamento abierto
        • Sección sexta. Del testamento cerrado
        • Sección séptima. Del testamento militar
        • Sección octava. Del testamento marítimo
        • Sección novena. Del testamento hecho en país extranjero
        • Sección décima. De la revocación e ineficacia de los testamentos
      • CAPÍTULO II. De la herencia
        • Sección primera. De la capacidad para suceder por testamento y sin él
        • Sección segunda. De la institución de heredero
        • Sección tercera. De la sustitución
        • Sección cuarta. De la institución de heredero y del legado condicional o a término
        • Sección quinta. De las legítimas
        • Sección sexta. De las mejoras
        • Sección séptima. Derechos del cónyuge viudo
        • Sección octava. Pago de la porción hereditaria en casos especiales
        • Sección novena. De la desheredación
        • Sección décima. De las mandas y legados
        • Sección undécima. De los albaceas o testamentarios
      • CAPÍTULO III. De la sucesión intestada
        • Sección primera. Disposiciones generales
        • Sección segunda. Del parentesco
        • Sección tercera. De la representación
      • CAPÍTULO IV. Del orden de suceder según la diversidad de líneas
        • Sección primera. De la línea recta descendente
        • Sección segunda. De la línea recta ascendente
        • Sección tercera. De la sucesión del cónyuge y de los colaterales
        • Sección cuarta. De la sucesión del Estado
      • CAPÍTULO V. Disposiciones comunes a las herencias por testamento o sin él
        • Sección primera. De las precauciones que deben adoptarse cuando la viuda queda encinta
        • Sección segunda. De los bienes sujetos a reserva
        • Sección tercera. Del derecho de acrecer
        • Sección cuarta. De la aceptación y repudiación de la herencia
        • Sección quinta. Del beneficio de inventario y del derecho de deliberar
      • CAPÍTULO VI. De la colación y partición
        • Sección primera. De la colación
        • Sección segunda. De la partición
        • Sección tercera. De los efectos de la partición
        • Sección cuarta. De la rescisión de la partición
        • Sección quinta. Del pago de las deudas hereditarias
  • LIBRO IV. De las obligaciones y contratos
    • TÍTULO PRIMERO. De las obligaciones
      • CAPÍTULO PRIMERO. Disposiciones generales
      • CAPÍTULO II. De la naturaleza y efecto de las obligaciones
      • CAPÍTULO III. De las diversas especies de obligaciones
        • Sección primera. De las obligaciones puras y de las condicionales
        • Sección segunda. De las obligaciones a plazo
        • Sección tercera. De las obligaciones alternativas
        • Sección cuarta. De las obligaciones mancomunadas y de las solidarias
        • Sección quinta. De las obligaciones divisibles y de las indivisibles
        • Sección sexta. De las obligaciones con cláusula penal
      • Disposiciones generales
        • Sección primera. Del pago
          • De la imputación de pagos
            • Del pago por cesión de bienes
            • Del ofrecimiento del pago y de la consignación
        • Sección segunda. De la pérdida de la cosa debida
        • Sección tercera. De la condonación de la deuda
        • Sección cuarta. De la confusión de derechos
        • Sección quinta. De la compensación
        • Sección sexta. De la novación
      • CAPÍTULO V. De la prueba de las obligaciones
        • Disposiciones generales.
        • Sección primera. De los documentos públicos
          • De los documentos privados
        • Sección segunda. De la confesión
        • Sección tercera. De la inspección personal del Juez
        • Sección cuarta. De la prueba de peritos
        • Sección quinta. De la prueba de testigos
        • Sección sexta. De las presunciones
    • TÍTULO II. De los contratos
      • CAPÍTULO PRIMERO. Disposiciones generales
    • Disposición general
      • Sección primera. Del consentimiento
      • Sección segunda. Del objeto de los contratos
      • Sección tercera. De la causa de los contratos
    • CAPÍTULO III. De la eficacia de los contratos
    • CAPÍTULO IV. De la interpretación de los contratos
    • CAPÍTULO V. De la rescisión de los contratos
    • CAPÍTULO VI. De la nulidad de los contratos
  • TÍTULO III. Del régimen económico matrimonial
    • CAPÍTULO PRIMERO. Disposiciones generales
    • CAPÍTULO II. De las capitulaciones matrimoniales
    • CAPÍTULO III. De las donaciones por razón de matrimonio
    • CAPÍTULO IV. De la sociedad de gananciales
      • Sección primera. Disposiciones generales
      • Sección segunda. De los bienes privativos y comunes
      • Sección tercera. De las cargas y obligaciones de la sociedad de gananciales
      • Sección cuarta. De la administración de la sociedad de gananciales
      • Sección quinta. De la disolución y liquidación de la sociedad de gananciales
    • CAPÍTULO V. Del régimen de participación
    • CAPÍTULO VI. Del régimen de separación de bienes
  • TÍTULO IV. Del contrato de compra y venta
    • CAPÍTULO PRIMERO. De la naturaleza y forma de este contrato
    • CAPÍTULO II. De la capacidad para comprar o vender
    • CAPÍTULO III. De los efectos del contrato de compra y venta cuando se ha perdido la cosa vendida
    • CAPÍTULO IV. De las obligaciones del vendedor
      • Sección primera. Disposición general
      • Sección segunda. De la entrega de la cosa vendida
      • Sección tercera. Del saneamiento
        • § 1
        • § 2
    • CAPÍTULO V. De las obligaciones del comprador
    • CAPÍTULO VI. De la resolución de la venta
      • Sección primera. Del retracto convencional
      • Sección segunda. Del retracto legal
    • CAPÍTULO VII. De la transmisión de créditos y demás derechos incorporales
    • CAPÍTULO VIII. Disposición general
  • TÍTULO V. De la permuta
  • TÍTULO VI. Del contrato de arrendamiento
    • CAPÍTULO PRIMERO. Disposiciones generales
    • CAPÍTULO II. De los arrendamientos de fincas rústicas y urbanas
      • Sección primera. Disposiciones generales
      • Sección segunda. De los derechos y obligaciones del arrendador y del arrendatario
      • Sección tercera. Disposiciones especiales para los arrendamientos de predios rústicos
      • Sección cuarta. Disposiciones especiales para el arrendamiento de predios urbanos
    • CAPÍTULO III. Del arrendamiento de obras y servicios
      • Sección primera. Del servicio de criados y trabajadores asalariados
      • Sección segunda. De las obras por ajuste o precio alzado
      • Sección tercera. De los transportes por agua y tierra, tanto de personas como de cosas
  • TÍTULO VII. De los censos
    • CAPÍTULO PRIMERO. Disposiciones generales
    • CAPÍTULO II. Del censo enfitéutico
      • Sección primera. Disposiciones relativas a la enfiteusis
      • Sección segunda. De los foros y otros contratos análogos al de enfiteusis
    • CAPÍTULO III. Del censo consignativo
    • CAPÍTULO IV. Del censo reservativo
  • TÍTULO VIII. De la sociedad
    • CAPÍTULO PRIMERO. Disposiciones generales
    • CAPÍTULO II. De las obligaciones de los socios
      • Sección primera. De las obligaciones de los socios entre sí
      • Sección segunda. De las obligaciones de los socios para con un tercero
    • CAPÍTULO III. De los modos de extinguirse la sociedad
  • TÍTULO IX. Del mandato
    • CAPÍTULO PRIMERO. De la naturaleza, forma y especies del mandato
    • CAPÍTULO II. De las obligaciones del mandatario
    • CAPÍTULO III. De las obligaciones del mandante
    • CAPÍTULO IV. De los modos de acabarse el mandato
  • Disposición general
    • CAPÍTULO PRIMERO. Del comodato
      • Sección primera. De la naturaleza del comodato
      • Sección segunda. De las obligaciones del comodatario
      • Sección tercera. De las obligaciones del comodante
    • CAPÍTULO II. Del simple préstamo
  • TÍTULO XI. Del depósito
    • CAPÍTULO PRIMERO. Del depósito en general y de sus diversas especies
    • CAPÍTULO II. Del depósito propiamente dicho
      • Sección primera. De la naturaleza y esencia del contrato de depósito
      • Sección segunda. Del depósito voluntario
      • Sección tercera. De las obligaciones del depositario
      • Sección cuarta. De las obligaciones del depositante
      • Sección quinta. Del depósito necesario
    • CAPÍTULO III. Del secuestro
  • TÍTULO XII. De los contratos aleatorios o de suerte
  • Disposición general. Disposición general
    • CAPÍTULO II. Del contrato de seguro
    • CAPÍTULO III. Del juego y de la apuesta
    • CAPÍTULO IV. De la renta vitalicia
  • TÍTULO XIII. De las transacciones y compromisos
    • CAPÍTULO PRIMERO. De las transacciones
    • CAPÍTULO II. De los compromisos
  • TÍTULO XIV. De la fianza
    • CAPÍTULO PRIMERO. De la naturaleza y extensión de la fianza
    • CAPÍTULO II. De los efectos de la fianza
      • Sección primera. De los efectos de la fianza entre el fiador y el acreedor
      • Sección segunda. De los efectos de la fianza entre el deudor y el fiador
      • Sección tercera. De los efectos de la fianza entre los cofiadores
    • CAPÍTULO III. De la extinción de la fianza
    • CAPÍTULO IV. De la fianza legal y judicial
  • TÍTULO XV. De los contratos de prenda, hipoteca y anticresis
    • CAPÍTULO PRIMERO. Disposiciones comunes a la prenda y a la hipoteca
    • CAPÍTULO II. De la prenda
      • Sección primera. De la prenda
      • Sección segunda. De la prenda sin desplazamiento
    • CAPÍTULO TERCERO. De la hipoteca
    • CAPÍTULO IV. De la anticresis
  • TÍTULO XVI. De las obligaciones que se contraen sin convenio
    • CAPÍTULO PRIMERO. De los cuasi contratos
      • Sección primera. De la gestión de negocios ajenos
      • Sección segunda. Del cobro de lo indebido
    • CAPÍTULO II. De las obligaciones que nacen de culpa o negligencia
  • TÍTULO XVII. De la concurrencia y prelación de créditos
    • CAPÍTULO PRIMERO. Disposiciones generales
    • CAPÍTULO II. De la clasificación de créditos
    • CAPÍTULO III. De la prelación de créditos
  • TÍTULO XVIII. De la prescripción
    • CAPÍTULO PRIMERO. Disposiciones generales
    • CAPÍTULO II. De la prescripción del dominio y demás derechos reales
    • CAPÍTULO III. De la prescripción de las acciones
  • DISPOSICIÓN FINAL
  • DISPOSICIONES TRANSITORIAS
  • DISPOSICIONES ADICIONALES
  • Teniendo presente lo dispuesto en la ley de 26 de Mayo último; conformándome con lo propuesto por el Ministro de Gracia y Justicia, y de acuerdo con el parecer de mi Consejo de Ministros;

    En nombre de mi Augusto Hijo el Rey D. Alfonso XIII, y como Reina Regente del Reino,

    Vengo en decretar que se publique e inserte en la Gaceta de Madrid el adjunto texto de la nueva edición del Código Civil, hecha con las enmiendas y adiciones propuestas por la Sección de lo civil de la Comisión general de codificación, según el resultado de la discusión habida en ambos Cuerpos Colegisladores, y en cumplimiento de lo preceptuado por la mencionada ley de 26 de Mayo último.

    Dado en San Ildefonso a veinticuatro de Julio de mil ochocientos ochenta y nueve.

    MARÍA CRISTINA

    El Ministro de Gracia y Justicia,

    JOSÉ CANALEJAS Y MÉNDEZ

    TÍTULO PRELIMINAR
    De las normas jurídicas, su aplicación y eficacia

    CAPÍTULO I
    Fuentes del derecho

    Artículo 1.º

    1. Las fuentes del ordenamiento jurídico español son la ley, la costumbre y los principios generales del derecho.

    2. Carecerán de validez las disposiciones que contradigan otra de rango superior.

    3. La costumbre sólo regirá en defecto de ley aplicable, siempre que no sea contraria a la moral o al orden público, y que resulte probada.

    Los usos jurídicos que no sean meramente interpretativos de una declaración de voluntad, tendrán la consideración de costumbre.

    4. Los principias generales del derecho se aplicarán en defecto de ley o costumbre, sin perjuicio de su carácter informador del ordenamiento jurídico.

    5. Las normas jurídicas contenidas en los tratados internacionales no serán de aplicación directa en España en tanto no hayan pasado a formar parte del ordenamiento interno mediante su publicación íntegra en el «Boletín Oficial del Estado».

    6. La jurisprudencia complementará el ordenamiento jurídico con la doctrina que, de modo reiterado, establezca el Tribunal Supremo al interpretar y aplicar la ley, la costumbre y los principios generales del derecho.

    7. Los Jueces y Tribunales tienen el deber inexcusable de resolver en todo caso los asuntos de que conozcan, ateniéndose al sistema de fuentes establecido.


    Se modifica por el Decreto 1836/1974, de 31 de mayo. Ref. BOE-A-1974-1083.

    Art. 2.º

    1. Las leyes entrarán en vigor a los veinte días de su completa publicación en el «Boletín Oficial del Estado», si en ellas no se dispone otra cosa.

    2. Las leyes sólo se derogan por otras posteriores. La derogación tendrá el alcance que expresamente se disponga y se extenderá siempre a todo aquello que en la ley nueva, sobre la misma materia sea incompatible con la anterior. Por la simple derogación de una ley no recobran vigencia las que ésta hubiere derogado.

    3. Las leyes no tendrán efecto retroactivo, si no dispusieren lo contrario.


    Se modifica por el Decreto 1836/1974, de 31 de mayo. Ref. BOE-A-1974-1083.

    CAPÍTULO II
    Aplicación de las normas jurídicas

    Art. 3.º

    1. Las normas se interpretarán según el sentido propio de sus palabras, en relación con el contexto, los antecedentes históricos y legislativos, y la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquellas.

    2. La equidad habrá de ponderarse en la aplicación de las normas, si bien las resoluciones de los Tribunales sólo podrán descansar de manera exclusiva en ella cuando la ley expresamente lo permita.


    Se modifica por el Decreto 1836/1974, de 31 de mayo. Ref. BOE-A-1974-1083.

    Art. 4.º

    1. Procederá la aplicación analógica de las normas cuando éstas no contemplen un supuesto específico, pero regulen otro semejante entre los que se aprecie identidad de razón.

    2. Las leyes penales, las excepcionales y las de ámbito temporal no se aplicarán a supuestos ni en momentos distintos de los comprendidos expresamente en ellas.

    3. Las disposiciones de este Código se aplicarán como supletorias en las materias regidas por otras leyes.


    Se modifica por el Decreto 1836/1974, de 31 de mayo. Ref. BOE-A-1974-1083.

    Art. 5.º

    1. Siempre que no se establezca otra cosa, en los plazos señalados por días, a contar de uno determinado, quedará éste excluido del cómputo, el cual deberá empezar en el día siguiente; y si los plazos estuviesen fijados por meses o años, se computarán de fecha a fecha. Cuando en el mes del vencimiento no hubiera día equivalente al inicial del cómputo, se entenderá que el plazo expira el último del mes.

    2. En el cómputo civil de los plazos no se excluyen los días inhábiles.


    Se modifica por el Decreto 1836/1974, de 31 de mayo. Ref. BOE-A-1974-1083.

    CAPÍTULO III
    Eficacia general de las normas jurídicas

    Art. 6.º

    1. La ignorancia de las leyes no excusa de su cumplimiento. El error de derecho producirá únicamente aquellos efectos que las leyes determinen.

    2. La exclusión voluntaria de la ley aplicable y la renuncia a los derechos en ella reconocidos sólo serán válidas cuando no contraríen el interés o el orden público ni perjudiquen a terceros.

    3. Los actos contrarios a las normas imperativas y a las prohibitivas son nulos de pleno derecho, salvo que en ellas se establezca un efecto distinto para el caso de contravención.

    4. Los actos realizados al amparo del texto de una norma que persigan un resultado prohibido por el ordenamiento jurídico, o contrario a él, se considerarán ejecutados en fraude de ley y no impedirán la debida aplicación de la norma que se hubiere tratado de eludir.


    Se modifica por el Decreto 1836/1974, de 31 de mayo. Ref. BOE-A-1974-1083.

    Art. 7.º

    1. Los derechos deberán ejercitarse conforme a las exigencias de la buena fe.

    2. La Ley no ampara el abuso del derecho o el ejercicio antisocial del mismo. Todo acto u omisión que por la intención de su autor, por su objeto o por las circunstancias en que se realice sobrepase manifiestamente los límites normales del ejercicio de un derecho, con daño para tercero, dará lugar a la correspondiente indemnización y a la adopción de las medidas judiciales o administrativas que impidan la persistencia en el abuso.


    Se modifica por el Decreto 1836/1974, de 31 de mayo. Ref. BOE-A-1974-1083.

    CAPÍTULO IV
    Normas de derecho internacional privado

    Art. 8.º

    1. Las leyes penales, las de policía y las de seguridad pública obligan a todos los que se hallen en territorio español.

    2. Las leyes procesales españolas serán las únicas aplicables a las actuaciones que se sustancien en territorio español, sin perjuicio de las remisiones que las mismas puedan hacer a las leyes extranjeras, respecto a los actos procesales que hayan de realizarse fuera de España.


    Se modifica por el Decreto 1836/1974, de 31 de mayo. Ref. BOE-A-1974-1083.

    Art. 9.º

    1. La ley personal correspondiente a las personas físicas es la determinada por su nacionalidad. Dicha ley regirá la capacidad y el estado civil, los derechos y deberes de familia y la sucesión por causa de muerte.

    El cambio de ley personal no afectará a la mayoría de edad adquirida de conformidad con la ley personal anterior.

    2. Las relaciones personales entre los cónyuges se regirán por su última ley nacional común durante el matrimonio y, en su defecto, por la ley nacional del marido al tiempo de la celebración.

    3. Las relaciones patrimoniales entre los cónyuges, a falta o por insuficiencia de capitulaciones permitidas por la ley de cualesquiera de ellos, se regirán por la misma ley que las relaciones personales. El cambio de nacionalidad no alterará el régimen económico matrimonial, salvo que así lo acuerden los cónyuges y no lo impida su nueva ley nacional.

    4. Las relaciones paterno-filiales se regirán por la ley nacional del padre y en defecto de éste, o si sólo hubiere sido reconocida o declarada la maternidad, por la de la madre.

    5. La adopción, en cuanto a sus efectos y a la capacidad para adoptar, se regulará por la ley del adoptante.

    En la adopción por marido y mujer a falta de ley nacional común, se aplicará la del marido al tiempo de la adopción.

    La ley personal del adoptado deberá observarse en lo que respecta a su capacidad, consentimiento y modo de suplirlo o completarlo.

    Para la constitución de la adopción serán competentes las autoridades del Estado de la nacionalidad del adoptante o, cuando se trate de una adopción hecha por marido y mujer, las autoridades del Estado de su nacionalidad común; y en su defecto, las del Estado en que el adoptante tenga su residencia habitual o los cónyuges adoptantes su residencia habitual común.

    Las formalidades del acto habrán de atenerse a la ley del lugar en que se constituya la adopción, sin perjuicio de lo dispuesta en el artículo 11, apartado 3.

    6. La tutela y las demás instituciones de protección del incapaz se regularán por la ley nacional de éste. Sin embargo, las medidas provisionales o urgentes de protección se regirán por la ley de su residencia habitual.

    Las formalidades de constitución de la tutela y demás instituciones de protección en que intervengan autoridades judiciales o administrativas españolas se sustanciarán, en todo caso, con arreglo a la ley española.

    Será aplicable la ley española para tomar las medidas de carácter protector y educativo respecto de los menores o incapaces abandonados que so hallen en territorio español.

    7. El derecho a la prestación de alimentos entre parientes habrá de regularse por la ley nacional común del alimentista y del alimentante. No obstante, se aplicará la ley de la residencia habitual de la persona que los reclame cuando ésta no pueda obtenerlos de acuerdo con la ley nacional común. En defecto de ambas leyes, o cuando ninguna de ellas permita la obtención de alimentos, se aplicará la ley interna de la autoridad que conoce de la reclamación.

    En caso de cambio de la nacionalidad común o de la residencia habitual del alimentista, la nueva ley se aplicará a partir del momento del cambio.

    8. La sucesión por causa de muerte se regirá por la ley nacional del causante en el momento de su fallecimiento, cualesquiera que sean la naturaleza de los bienes y el país donde se encuentren. Sin embargo, las disposiciones hechas en testamento y los pactos sucesorios ordenados conforme a la ley nacional del testador o del disponente en el momento de su otorgamiento, conservarán su validez aunque sea otra la ley que rija la sucesión, si bien las Iegítimas se ajustarán, en su caso, a esta última.

    9. A los efectos de este capítulo, respecto de las situaciones de doble nacionalidad previstas en las leyes españolas se estará a lo que determinen los tratados internacionales, y, si nada estableciesen, será preferida la nacionalidad coincidente con la última residencia habitual y, en su defecto, la última adquirida.

    Prevalecerá en todo caso la nacionalidad española del que ostente además otra no prevista en nuestras leyes o en los tratados internacionales. Si ostentare dos o más nacionalidades y ninguna de ellas fuera la española, se estará a lo que establece él apartado siguiente.

    10. Se considerará como ley personal de los que carecieren de nacionalidad o la tuvieren indeterminada, la ley del lugar de su residencia habitual.

    11. La ley personal correspondiente a las personas jurídicas es la determinada por su nacionalidad, y regirá en todo lo relativo a capacidad, constitución, representación, funcionamiento, transformación, disolución y extinción.

    En la fusión de sociedades de distinta nacionalidad se tendrán en cuenta las respectivas leyes personales.


    Se modifica por el Decreto 1836/1974, de 31 de mayo. Ref. BOE-A-1974-1083.

    Téngase en cuenta que el inciso destacado del apartado 2 se declara inconstitucional y derogado por la Constitución por Sentencia del TC 39/2002, de 14 de febrero. Ref. BOE-T-2002-5097.